Paso del Señor

Ilustre y Venerable Hermandad y Cofradía de Nazarenos de Ntro. Padre Jesús de las Penas y María Stma. de la Esperanza

Primer paso del Señor.

En 1958 Ntro. Padre Jesús de las Penas se entronizó por primera vez en un paso cedido por la Hermandad de la Expiración gracias a las gestiones realizadas por Rafael Sánchez Núñez. Sin embrago, y curiosamente, esta primera salida de nuestro Titular se produce con motivo de la filmación de la película "Soledad", una producción hispano-italiana dirigida por Enrico Grass y Mario Cerveni e interpretada por Fernando Fernán Gómez, Pilar Cansino y Germán Cobos.

"...La imagen impactó a los cineastas y apareció en la película en un paso que nos prestó la Hermandad de la Expiración. Con el dinero recaudado Juan le hizo el paso. Se hablaba en aquella época que había sido la única imagen que había salido a trabajar a la calle para ganarse su paso..."

José Gómez, para "Domingo en Esperanza'02"

Efectivamente, gracias a los ingresos obtenidos por la participación en dicha película, la Hermandad pudo acometer la realización del paso de Ntro. Padre Jesús de las Penas.

El paso de guadamecies

El primer paso de Ntro. Padre Jesús de las Penas fue realizado en 1959 por Juan Martínez Cerrillo, siendo sin duda alguna el máximo exponente de esa forma tan magistral de nuestro añorado imaginero de conjugar materiales tan diversos como la madera y el guadamecí.

El inmortal artista realizó un paso de pequeñas dimensiones y gran vistosidad consistente en tablas de madera recubiertas de guadamecíes ricamente policromados con representaciones diversas de las que penden cordones borlados de oro fino a su alrededor y cuatro maniguetas, dos en su parte frontal y dos en la dorsal. Sin respiraderos, está rematado con gualdrapas de terciopelo rojo.

Sobre el paso se disponen cuatro volutas, una en cada esquina, y en su centro una peana para la imagen del Señor realizada también en 1959 con los mismos materiales. Finalmente, la iluminación corre a cargo de cuatro faroles situados sobre las volutas antedichas y dos Ángeles con farol centrados en cada uno de los laterales (uno a cada lado de la peana del Señor) que fueron realizados algo más tarde usando madera policromada, metal y guadamecíes.

Este paso, desde el que Ntro. Padre Jesús de las Penas miraría Córdoba hasta la salida extraordinaria realizada el día 8 de diciembre de 1989, con motivo del Quincuagésimo aniversario fundacional de la Hermandad y Cofradía, fue restaurado en su totalidad por José Rodríguez Escobar en el año 2003 (madera y guadamecí). Al año siguiente, se restauraron los faroles por Orfebrería Azahara manteniendo la madera original y sustituyendo los junquillos de metal y los guadamecíes por orfebrería.

Así, tras una década larga de abandono, nuestro titular reestrenó este paso único, tan singular como cordobés, para los actos conmemorativos de su cincuentenario, recuperándolo para la memoria de Juan Martínez Cerrillo, el patrimonio de la Hermandad y la tradición de nuestra Semana Santa.

El nuevo paso neobarroco

El deterioro del paso primitivo y sus reducidas dimensiones llevan a la Hermandad a encargar un nuevo paso de misterio para Ntro. Padre Jesús de las Penas, siendo contratado en 1989 por un costo total de 4.300.000 pts. y estrenado el Domingo de Ramos de 1990. Es un paso de estilo neobarroco con diseño de Antonio Díaz Fernández y carpintería del mismo autor realizado en madera de pino de Flandes entre los años 1990-1992, con unas dimensiones de 4'30 por 2'40 m. y una canasta de 1'45 m. de altura. Presenta una canastilla de vuelta con una talla muy henchida, cabezas de querubines y con cartelas sobrepuestas para dar más realce al conjunto (único en su género) decoradas con el escudo de la Hermandad, el ancla marinera y la corona de espinas (frontal), las fachadas de nuestras sedes canónicas en los laterales (derecha Sta. Marina e izquierda San Andrés), motivos heráldicos de las cofradías hermanas del Domingo de Ramos en las esquinas y trasera. El encargo en 1993 de las figuras para completar el paso de misterio hizo que el trabajo de dorado, encargado a Aurelio Sanchiz Contíñez, no se acometiese hasta el año 98, culminándose finalmente para el año2004. Una pieza muy interesante es el llamador realizado por Hermanos Zamorano en metal plateado. Donado en el año 1999 y diseñado por la propia Cuadrilla de Hermanos Costaleros, reproduce una de las figuras del misterio en clara alusión a su papel bajo las trabajaderas (el esclavo que levanta la cruz). Completa la decoración unos bellos candelabros de guardabrisas, de siete puntos de luz cada uno, colocados en las esquinas y una rica ornamentación floral a base, generalmente. de clavel rojo y/o iris morado. En el año 2008 se le concluyó un proceso de mejora de su estructura interna en el taller de carpintería religiosa del rambleño Juan Amador García Casas.