Misterio

Ilustre y Venerable Hermandad y Cofradía de Nazarenos de Ntro. Padre Jesús de las Penas y María Stma. de la Esperanza

Misterio

Desde 1993 Nuestro Padre Jesús de las Penas procesiona acompañado de las figuras que realizara el imaginero cordobés Antonio Bernal Redondo a cuenta de la Hermandad y Cofradía según lo aprobado en el Cabildo General de Hermanos celebrado el día 24 de noviembre de 1991. De esta manera, la Sagrada Imagen, que se había presentado sola y humillada al pueblo, pasa a formar parte de un todo más complejo conformando una de las escenas más equilibradas de nuestra Semana Mayor.

La Escena

La escena, poco frecuente en la tradición cofrade, representa el momento en que una vez pronunciada la sentencia de muerte, Jesús va de tomar la cruz e iniciar el camino del Calvario.

“Tras burlarse de él, le quitaron el manto de púrpura, lo vistieron con sus ropas y lo sacaron para crucificarlo”

San Mateo 27,31-32

Ante el sanedrita, que orgulloso se encarga de verificar la decisión final, los soldados romanos cumplen la voluntad del gobernador con la ayuda de dos esclavos de rasgos gitanos. En primer plano, después del sufrimiento de la flagelación y coronación de espinas, de haber sido objeto de burla, compungido ante la brutalidad de los hombres, Nuestro Padre Jesús de las Penas se presenta flanqueado por un esclavo que, interrogante, le desata las manos anudadas a la espalda y por un soldado que le sube la desprendida túnica; atrás, el sanedrita señala con el dedo e indica al otro esclavo que le cargue con la cruz, mientras en el fondo un impaciente soldado vociferante increpa a los dos que se apresuren.

Las figuras

Las figuras realizadas por Antonio Bernal en madera de cedro y policromadas se presentan como esculturas para vestir, dotadas de gran realismo y representadas en movimiento.

El grupo escultórico, que estuvo expuesto con gran éxito en MUNARCO'2001 (Muestra de Arte Cofrade), debe sus vestiduras a Antonio Castelló. Los cascos, espadas, machete y remates de espadas y lanzas fueron realizados por Emilio Méndez en plata de ley. Las corazas de los romanos fueron diseñadas por Fray Ricardo y elaboradas en cuero repujado por José Rodríguez Escobar quien también realizó las calzas y todos los aditamentos confeccionados en cuero. La cruz arbórea está realizada en madera de pino de Flandes y es obra realizada por José Carlos Rubio en 1993.

Restauraciones

Desgraciadamente y a pesar de su realización reciente, las figuras tuvieron que ser restauradas por su autor en la cuaresma de 1999 tras la bárbara e incomprensible agresión sufrida a manos de unos desconocidos dentro de la propia Casa de Hermandad. Puesto el hecho en conocimiento de la autoridad policial, no fueron capaces de determinar la autoría de los hechos consistentes, fundamentalmente, en las marcas longitudinales realizadas con una tijera a las figuras del romano y los esclavos y a la talla del paso.

Delante, Nuestro Padre Jesús de las Penas se presenta flanqueado por un esclavo que, interrogante, le mira mientras desata las manos anudadas a la espalda. Debe sus vestiduras a Antonio Castelló y los aditamentos confeccionados en cuero a José Rodríguez Escobar.

Delante, flanqueando a Ntro. Padre Jesús de las Penas, un soldado romano le sube la desprendida túnica con la mano izquierda mientras en la derecha mantiene la espada.

En los primeros años el soldado romano en lugar de espada, portaba el flagrum, un látigo con pequeñas bolas de metal en las puntas.

Como anécdota decir que, al no finalizarse a tiempo los elementos de atrezo de los romanos, el primer año de su salida la hicieron con elementos cedidos para la ocasión por los "Armaos" de la sevillana Hermandad de la Macarena.

Atrás, el otro esclavo carga con la cruz a la vez que mira al sanedrita que, con el dedo señala e indica el camino que debe tomar. No lleva aditamento alguno pues el sudario es de talla.

Por petición expresa de la Hermandad, el autor se inspiró en modelos reales de dos gitanos cordobeses para efigiar a los esclavos que, según era habitual en el momento en que se desarrolla la escena, muestran sus cuerpos desnudos excepción hecha del calzón corto con el que se cubren.

La figura del sanedrita tiene un especial significado para Antonio Bernal ya que tomó como modelo para efigiarlo a su propio padre. Como el resto de las que componen el misterio, está realizada en madera de cedro policromada, presentada como escultura para vestir dotada de gran realismo y representada en movimiento, colaborando en la acción:

El sanedrita, que orgulloso se encarga de verificar la decisión final, está representado de pie, con el brazo izquierdo extendido y el dedo índice indicando al esclavo que cargue con la cruz a Ntro. Padre Jesús de las Penas, exigiendo que sus órdenes sean cumplidas. Mientras, en el brazo derecho, mantiene el pergamino con el decreto de crucifixión.

Atrás, frente al Sanedrita, otro soldado romano increpa vociferante a los dos esclavos para que se apresuren en su tarea de cargar con la cruz a Ntro. Padre Jesús de las Penas, asiendo con la mano derecha el "pilum" o lanza.

Los soldados romanos han sido caracterizados de acuerdo con la época; llevan calzas, faldellín corto y coraza, así como relucientes cascos decorados con plumas blancas. Deben sus vestiduras a Antonio Castelló. Los cascos, espadas, machete y remates de espadas y lanzas fueron realizados por Emilio Méndez en plata de ley. Las corazas de los romanos fueron diseñadas por Fray Ricardo y elaboradas en cuero repujado por José Rodríguez Escobar quien también realizó las calzas y todos los aditamentos confeccionados en cuero.

Como anécdota decir que, al no finalizarse a tiempo los elementos de atrezo de los romanos, el primer año de su salida la hicieron con elementos cedidos para la ocasión por los "Armaos" de la sevillana Hermandad de la Macarena.

Misterio