María Santísima de la Esperanza

Ilustre y Venerable Hermandad y Cofradía de Nazarenos de Ntro. Padre Jesús de las Penas y María Stma. de la Esperanza

MARÍA SANTÍSIMA DE LA ESPERANZA

Ante la imposibilidad de rendirle culto continuado a la primitiva imagen de la Virgen que se procesionó entre 1940 y 1946, y la negativa del propietario tanto a ceder como a vender la imagen, la Hermandad y Cofradía se vio obligada a realizar gestiones para adquirir una en propiedad. Se ofrece en primer lugar una imagen existente en la iglesia de Santa Marina pero, tras una conversación fortuita con el capellán de la iglesia del Juramento, se contacta con el joven imaginero Juan Martínez Cerrillo.

"...Un día, vísperas de nuestra salida procesional, estábamos preparando el paso con Juan Moreno, un familiar de mi mujer. Se presentó en la iglesia el coautor de Sta. Marina, D. José Fernández Peralvo, acompañado por un capellán de San Rafael, la iglesia del Juramento. Este se interesó mucho por la Cofradía y, sobre todo, por el hecho de que todo lo que había era de particulares y nada era de la Hermandad, a lo que nos dijo que eso no podía ser así. Al llegar al tema de la Virgen nos dijo que si queríamos que él hablara con Juan Martínez Cerrillo, ya que lo conocía porque era vecino y vivía dos casas por encima de la iglesia. Nuestra respuesta fue afirmativa. Poco después nos entrevistamos con Juan por medio de este sacerdote. Juan nos dijo que tenía mucho interés en hacer la Virgen de la Esperanza porque podía hacer una imagen bella y agitanada..."

José Gómez para "Domingo en Esperanza'02"

Meses más tarde, e1 1 de agosto de 1946, el Hermano Mayor, Don Bernardino Garzón y Marín, encarga la nueva imagen de la Virgen al imaginero cordobés Juan Martínez Cerrillo. Las condiciones puestas por el artista fueron curiosas ya que no cobró nada por la hechura de la misma, poniendo como única condición que la Hermandad intercediera ante el párroco de San Lorenzo para recuperar una imagen que hacía algún tiempo había realizado para la cofradía del Calvario y se encontraba olvidada en la atarazana de la iglesia.

La Hermandad realizó las gestiones pedidas ante el párroco de San Lorenzo y Juan Martínez Cerrillo talló la bendita imagen de Mª Stma. de la Esperanza.

La bendición, prevista para el 18 de diciembre del mismo año, festividad litúrgica de la Expectación de María, hubo de posponerse por no estar concluida su ejecución ya que Martínez Cerrillo realizó un vaciado de escayola que presentó a la Hermandad para cerciorarse de que realmente respondía a sus deseos, retrasándose los plazos previstos (motivo por el que varios hermanos tienen en poseen bustos en escayola). Por otro lado, el párroco de Santa Marina se opuso a que la imagen entrase en la iglesia por lo que se guardó en el convento de Santa Isabel de los Ángeles hasta los actos cuaresmales, el día 16 de febrero de 1947, en que fue bendecida finalmente ejerciendo de madrina D.ª Pilar Tortosa, esposa de D. Amador Calzadilla León, Hermano Mayor entre 1955-1969.

Descripción de la Imagen

Juan Martínez Cerrillo hizo una imagen de vestir de tamaño natural, una Virgen morena, de rostro juvenil y aniñado, con una expresión de dolor contenido por unos intensos ojos verdes que parecen retener el llanto:

"...Es sin duda una de las dolorosas con personalidad más definida de cuantas salieron de las manos del artista...".

Mª Dolores Díaz Vaquero y Alberto Villar Movellán para "Córdoba: Tiempo de Pasión", pág. 224

"...Juan Martínez Cerrillo, personaje importante del mundillo cofrade cordobés de aquellos años, consiguió con esta imagen una de sus Dolorosas más logradas, de bello rostro aniñado, con rasgos gitanos y que se decía estaban inspirados en una joven que vivía en la calleja los Cidros, justo en el límite de las dos parroquias donde ha tenido su sede canónica la Hermandad de la Esperanza..."

Antonio Flores Muñoz para "Ntro. Padre Jesús de las Penas en la Córdoba de los años cincuenta", pág. 34

Aunque según afirma nuestra hermana Maribel Gómez, colaboradora suya durante muchos años, el propio Juan Martínez Cerrillo decía haberse inspirado en una gitana que vendía espárragos en el arco alto de la Plaza de la Corredera.

Restauraciones

La imagen de María Stma. de la Esperanza ha sido restaurada en varias ocasiones, corriendo a cargo de su propio autor la primera de ellas, a finales de los años setenta y la segunda, a finales de los ochenta, y la última por cuenta de Antonio Bernal Redondo, a comienzos del presente siglo, en la que se le dotó de un nuevo candelero ya que el antiguo se encontraba en mal estado.