Antonio Bernal Redondo

Ilustre y Venerable Hermandad y Cofradía de Nazarenos de Ntro. Padre Jesús de las Penas y María Stma. de la Esperanza

Biografía

Antonio Bernal Redondo nace en la calle Postrera del castizo barrio de San Basilio el día 13 de febrero de 1957. Su infancia se desarrolla en el mismo barrio, estudiando en el preescolar situado en el actual Restaurante "La Almudaina".

Más tarde el hogar familiar se traslada al Campo de la verdad realizando sus estudios primarios en el Colegio de la Inmaculada de la céntrica Plaza de la Compañía. La necesidad de traslado hará que, con sus ocho años, pierda más de un autobús embelezado en el estudio de los Hnos. Navarro de la cercana Cuesta de Lujan.

A pesar de haber estudiado Artes y Oficios y de visitar el estudio de su profesor Amadeo Ruiz Olmos, el escaso apoyo familiar ante una profesión de dudoso porvenir le lleva a orientar su futuro profesional lejos del arte, trabajando como delineante para el Ministerio durante diez años y para la Empresa de Aguas de Córdoba durante otros siete años. Sin embargo, no abandona por completo su afición. Compagina su trabajo con la realización de múltiples cursos y estudios para conocer y perfeccionar diferentes técnicas, consiguiendo mostrar sus pinturas en pequeñas exposiciones de nuestra ciudad y realizando bustos, retratos, etc.. por encargo.

Con treinta años, casado ya, decide dar un vuelco a su vida profesional dedicándose por entero a la escultura y, junto a su amigo Francisco Romero Zafra, presenta en una exposición en la Diputación unos bustos de la Virgen y San Juan y unas cabezas de angelitos. De esta exposición sale el primer encargo para la talla en madera de un Nazareno para la localidad de Adamuz. La imagen la realiza en la finca "San José", en el polígono de las Quemadas, cedida por su familia política que él mismo acondiciona como taller.

Tras un año allí y coincidiendo con el traslado a su domicilio actual de la C/ Osario, comienza su etapa escultórica compartiendo con Francisco Romero el taller instalado en la calle Obispo Fitero, su antiguo domicilio y ahora propiedad de su compañero de taller. El aprendizaje autodidacta y las ganas de conocer cuanto puedan del mundo de la imaginería les hace visitar el taller del sevillano Francisco Berlanga.

Tras su primera obra, los encargos se suceden a la vez que imparte clase de diseño en un centro de moda.

Poco tiempo después, trasladan el taller a la calle Ramírez de las Casas Deza. Las obras se suceden y, poco a poco, su obra se afianza ascendiendo el número de contratos y de destinos: Córdoba y provincia, Málaga, Jaén, Cuenca, Islas Canarias, Venezuela, etc.

En el año 2001, Antonio Bernal y Francisco Romero deciden separarse e iniciar una nueva y necesaria etapa, estableciéndose en la calle Teniente Albornoz el primero y en la Plaza de San Agustín el segundo. En la actualidad dispone de un magnífico taller situado en la Plaza de las Doblas.

b) Obra

En el primer período, restaura numerosas imágenes y realiza un Jesús Nazareno (Adamuz), una Dolorosa para Don Benito (Badajoz) y una Virgen de tamaño natural para un particular.

En 1993, las críticas a su primera talla procesional se vuelven elogios hacia su primer misterio para nuestra ciudad compuesto por las cinco figuras que acompañarán a Ntro. Padre Jesús de las Penas en la tarde-noche del Domingo de Ramos: dos romanos, un sanedrita, y dos esclavos de raza gitana. Y es que hay que reconocer la calidad artística de una gubia que supo conjugar perfectamente la talla de nuestro titular, realizada cuarenta años antes por nuestro añorado Juanito, con unas figuras que no sólo no son secundarias sino que adquieren protagonismo propio en perfecta conjunción con el todo. Para él, esa figura que antes carecía de valor es ahora una protagonista más. La dota de vida propia. Muestra cada figura dentro de su ambiente a la vez que dentro de lo que representa, una muestra esculpida de la pasión de Cristo. Después de este misterio talla una Inmaculada para un retablo en Don Benito (Badajoz), la imagen de un San Juan para una Santa Cena de Jaén que el mismo terminará, un crucificado pequeño para procesionar en Montilla y una Esperanza para un particular.

En 1994 comienza a gestar el nuevo misterio para Ntro. Padre Jesús de la Humildad y Paciencia conformado por dos romanos (uno de ellos sobre un caballo que realizó en poliéster), los dos ladrones -Dimas y Gestas-, un esclavo atento a las órdenes del jinete, un judío que ofrece agua a Jesús y un cirineo que aguanta la cruz y que es un autorretrato del imaginero cordobés. La totalidad de las figuras estarían concluidas en 1997.

Al año siguiente talla las tres figuras que componen el grupo escultórico de la Hermandad del Descendimiento de la localidad cordobesa de Montilla, compuesto por la imagen del Titular, Cristo del Descendimiento, la Virgen de la Encarnación y un San Juan. En 1996 efigia la imagen de la Virgen de la O de Córdoba.

En 1997 talla la imagen de un Nazareno para la localidad jienense de Ibros y comienza a trabajar en las nuevas figuras del misterio de la Hermandad cordobesa del Prendimiento, realizando a San Juan Apóstol y a Santiago Apóstol, continuando la composición en 1998 con la ejecución de San Pedro Apóstol. En ese mismo año realiza también una Dolorosa y un San Juan para la ciudad de Tarancón (Cuenca) así como otra Dolorosa, La Virgen de la Paz, para la Hermandad de homónima de Montilla (Córdoba).

En 1999 realiza el primer encargo procedente de fuera de la península, un conjunto escultórico sobre la Oración en el Huerto para la localidad canaria de Los Realejos, en Sta. Cruz de Tenerife, formado por dos imágenes; la del Señor, arrodillado y con la mirada hacia arriba en actitud suplicante, y la de un ángel de talla completa. También lleva a cabo un "Niño de los Remedios" para un particular, una dolorosa para la Hermandad de la Santa Cena de Jaén, Mª Stma. de la Caridad y Consuelo, la imagen de un Cristo para la Hermandad del Dulce Nombre de Málaga y la figura de un romano para el misterio de la Hermandad salesiana del Prendimiento (Córdoba). También llevó a cabo al restauración, junto con Francisco Romero Zafra, de la Virgen de la Amargura.

Al año siguiente, efigia la imagen de Cristo para la Hermandad de la Santa Cena de Jaén, una figura más para la Hermandad cordobesa del Prendimiento, un sayón judío, y la primera de las figuras que le encarga la Hermandad del Señor Resucitado de Córdoba, un "ángel anunciador". En el capítulo de restauraciones realizó la de la Virgen de la Soledad de Jaén con Francisco Romero Zafra, y las de la Virgen de los Dolores (Ceuta) y Ntra. Sra. de la Soledad (Nueva Carteya) en solitario..

En el año 2001 ejecuta la imagen de María Magdalena para la Hermandad del Resucitado de Montilla y un romano para el misterio del Señor resucitado de Córdoba. En cuanto a restauraciones realizó la del Nazareno de Lucena (Córdoba).

Un año después, vuelve a trabajar para la misma localidad de las Canarias, Los Realejos, tallando un misterio de la Piedad compuesto por la imagen de Cristo yaciente en los brazos de su Madre. También realiza un Resucitado para la Hermandad de Montemayor y una imagen de Ntro. Padre Jesús Nazareno para la localidad extremeña de Llerena (Badajoz). Este año ejecutó la restauración del San Juan de la Hermandad de San Basilio de Córdoba y la de Ntra. Sra. de la Soledad de Pozoblanco (Córdoba).

En el año 2003 talla el segundo de los romanos para la Hermandad del Resucitado de Córdoba y las figuras de San Pedro, San Juan, San Andrés, Santiago el "Mayor" para la Hermandad de la Santa Cena de Jaén. También completo dos restauraciones este año, la Virgen de los Dolores de La Carolina (Jaén) y la Virgen de la Soledad de Posadas (Córdoba).

Al año siguiente realiza una dolorosa, la Virgen del Rosario, para la Hermandad del Cristo de la Juventud de Montemayor así como dos figuras más del misterios de la Santa Cena de Jaén, San Bartolomé y Santiago "El Menor".dos sayones de extraordinaria calidad y detallismo para Málaga. En el apartado de restauraciones llevó a cabo la del Nazareno de la localidad de Santiago de la Espada.

En el año 2005 realiza una Dolorosa para la Hermandad de la Sagrada Lanzada de la localidad alicantina de Elx, una Virgen del Socorro para la Hermandad de la Vera Cruz de Montilla (Córdoba) y la preciosa imagen de la Virgen del Dulce Nombre para la Hermandad del Cristo del Dulce Nombre de Málaga. Este año restauró la imagen del Cristo del Amor de la capital de Huelva.

Un año después, en 2006, efigió la imagen de Cristo para la Hermandad de la Sagrada Lanzada de Elx, Alicante, que obtuvo el 1º Premio Nacional de la Hornacina a la mejor obra de imaginería, así como un caballo para la misma corporación.

En este año de 2007, ha realizado una Inmaculada de talla completa y estofada al óleo con tres angelotes para las monjas Clarisas de Elx, Alicante, y en la actualidad se encuentra trabajando en un encargo realizado desde la vecina ciudad de Cabra.

Como rasgo más representativo de su obra destaca la figura secundaria. La toma del natural, al igual que hiciera Castillo Lastrucci, es la forma de lograrlo. Aunque su influencia de los siglos XVII y XVIII no la esconde, nos dice que lo fundamental es el aporte del artista y la personalización del detalle. Es el detalle algo fundamental y característico en su obra, a la que dota de un toque especial. Igual importancia toman las miradas entre sus figuras. Su inspiración es Andalucía; su gente , su color, a luz, la vida. En el pueblo encuentra los rostros, los gestos la vida...

"...la inspiración te la dan esas expresiones que encuentras en las personas que te rodean a diario: mi mujer, mi padre, mis amigos...también se te van grabando interiormente la cara de personas que desconoces, y vas pensando -tiene la expresión de un crucificado-... Busco que las figuras tengan alma, arrancarle vida a la madera para que comuniquen con la gente..."

Antonio Bernal Redondo para "Córdoba Cofrade" (nº 25,junio'93)

Acomete su trabajo en varias partes siendo la primera una composición mental que traslada a papel. Una vez dibujado y según sea un misterio o una talla, crea una pequeña maqueta de la obra o recrea un modelo mayor en barro. Seguidamente se centra en el busto del personaje y, aunque es un recurso que viene usando desde hace poco tiempo, comienza con el sacado de puntos para la madera. Finalmente estuca y lija la madera para policromarla y vestirla.

La vocación de aprender de este imaginero cordobés lo hacen no estancarse en un único modo de hacer y crear y, aunque hoy es la imaginería su principal actividad, no descarta trabajar otras superficies ni derivar hacia otras vertientes. Pero es su afán de superación, su entrega máxima, su intento permanente de mejorar la obra anterior lo que le define y lo que lo ha encaminado hacia el afianzamiento de su obra.